Historias de los spots para Instagram de moda en París

Instagram ha influenciado la manera en la que viajamos: ahora encontrar los mejores lugares para sacar las fotografías más memorables es parte del itinerario habitual. París es sin lugar a dudas una de las ciudades más instagrameables del mundo. Pero qué historias esconden los sitios de moda que logran encantar a los turistas.

Las columnas de Buren

Estas columnas son quizás una de las joyas más recientes descubiertas por los modelos de Instagram aunque las estructuras llevan emplazadas en el jardín interior del Palacio Real de París desde 1985. Obra del artista Daniel Buren, originalmente titulada Les Deux Plateux, fue un proyecto polémico debido a que algunos parisinos no estaban de acuerdo en crear una instalación de arte moderno dentro de una obra arquitectónica clásica.
Justamente ese contraste entre moderno y clásico es lo que brinda a las columnas su popularidad actual. Sacarse un par de buenas fotos en este espacio simétrico y asimétrico a la vez, con pinta de ruinas romanas o un juego de ajedrez gigante, garantiza una buena tanda de likes en Instagram.

Pirámide de cristal Louvre

Polémica por naturaleza, hermosa por percepción y emblemática por derecho propio, la pirámide de cristal a la entrada del museo Louvre es un proyecto del arquitecto chino-estadunidense Leoh Ming Pei quien iniciase el proyecto en 1983 por encargo del presidente francés François Mitterrand.
Esta polémica estructura de cristal representó el primer proyecto del artista en tierra europea. Y la idea del proyecto es simple: el Louvre carecía de una entrada principal visible por lo que era fácil confundirse al llegar la primera vez ¿cuál fue la solución de Pei? No la más sutil pero si la más espectacular. Así es como nace uno de los mayores emblemas de Paris: la gran estructura de 21 metros hecha con 673 paneles de cristal y la cual conecta a un complejo subterráneo.

Croissant

Obviamente esta deliciosa media luna no es un lugar de moda para los aficionados a la fotografía pero aún así cada año es coprotagonista de miles de fotografías en Instagram ¿su ventaja sobre los sitios arquitectónicos? Después de posar con él puedes comerlo.
La teoría más aceptada sobre el origen de esta pieza de bollería tiene que ver con la invasión turca en 1683. Intentando invadir la ciudad de Viena el ejército turco aprovechó la madrugada para cavar túneles y así poder flanquear las murallas del poblado, pero antes de lograrlo los panaderos de la ciudad dieron aviso evitando así la invasión. Para celebrar la victoria los panaderos crearon un pan con forma de media luna simbolizando la bandera turca. Podría decirse que la victoria fue pan comido.
Es la austriaca Maria Antonieta quien lleva el croissant a Versalles insertándose desde ese momento en la cultura culinaria del país.

Puente Alejandro III

Considerado el puente más bello de París, se trata de una estructura que cruza el río Sena en su paso por la ciudad luz y conecta las orillas a la altura de la explanada de Los Inválidos y el Gran Palacio. La primer piedra fue colocada en 1896 por el zar Nicolás II con ayuda del presidente francés Sadi Carnot, como muestra de alianza entre Rusia y Francia.
El diseño del puente no fue tarea fácil ya que como exigencia se pedía que no interfiera la visión de la plaza Los Inválidos, ni la de los Campos Elíseos, también debía tener la misma anchura que la avenida Winston Churchill y carecer de arcos para no impedir la navegación por el río.
Actualmente es uno de los lugares obligados en París si quieres tener fotos espectaculares de la ciudad.