Palace: 6 buenas razones para alojarse en el Shangri-La Hotel Paris

El Palace, situado a un paso de los Jardines del Trocadero y de la Torre Eiffel, es la antigua residencia del Príncipe Roland Bonaparte. Este edificio de 100 habitaciones y suites mezcla armoniosamente el estilo francés y asiático.
Alojamiento en el primer hotel Shangri-La de Europa

63 habitaciones y 37 suites, tres restaurantes, dos de ellos con estrella Michelin, un bar, salas de recepción históricas, el Shangri-La Hotel Paris, inaugurado en diciembre de 2010, despierta la curiosidad, inspira y atrae en un ambiente cálido y delicado, combinando el arte de la hospitalidad asiática y el estilo de vida francés. Situado a un paso de la plaza de Trocadéro, el primer establecimiento del grupo Shangri-La Hotels & Resorts en Europa recibió el distintivo Palace en julio de 2014.

Dormir en un antiguo palacio

En la colina de Chaillot y frente al Museo Guimet, el príncipe Roland Bonaparte, sobrino de Napoleón I, adquirió este vasto complejo de 3.000 m2 en 1891. Confió su proyecto de construcción de una mansión privada al arquitecto Ernest Janty, que había trabajado en la reconstrucción del Louvre y de las Tullerías en 1854. La fachada del hotel es de sillería y está inspirada en el estilo Luis XIV. Situado en los antiguos apartamentos privados del Príncipe Bonaparte, L'Appartement es una pequeña joya y la única que ha sido declarada Monumento Histórico.

Regálate una mesa con estrellas

El Palace consta de tres restaurantes, dos de ellos con estrellas, que ofrecen tres ambientes y tres estilos de cocina. Los huéspedes pueden elegir entre una experiencia relajada de sabores bajo el inmenso techo de cristal de La Bauhinia, una cena excepcional en el restaurante L'Abeille o un auténtico viaje culinario al Shang Palace, el único restaurante chino con estrellas de Francia. Bautizado en honor al emblema favorito de Napoleón, la abeja, el restaurante gourmet francés L'Abeille ofrece una cocina sofisticada creada por el chef Christophe Moret.

Disfrutar de la vista de la Torre Eiffel

Situada en el sexto piso del Palace, se encuentra la bien nombrada Suite Gustave Eiffel. Lujosa y luminosa, esta suite destila la refinada atmósfera de un apartamento parisino. A destacar, los grandes ventanales que se abren a una terraza privada de 30 m2 que ofrece una excepcional vista panorámica de la Dama de Hierro.

Participar en un evento en una feria histórica

Asistir a una conferencia, boda o banquete en uno de los salones del Shangri-La Hotel Paris es rememorar las más bellas recepciones de la élite parisina de finales del siglo XIX organizadas en la casa del Príncipe Roland Bonaparte. El Gran Salón, el Comedor y la Sala Familiar son tres salas históricas que se comunican. En la primera tuvo lugar el almuerzo de compromiso de la Princesa María Bonaparte con el Príncipe de Grecia y Dinamarca en 1907.

Relájarse en el spa y su piscina

Preocupado por satisfacer los deseos de ocio y relajación de sus clientes, el Palace ha abierto un suntuoso balneario que cuenta con una espaciosa piscina de 15 metros bañada por luz natural. Dos salas están reservadas para los tratamientos de la marca inglesa The Organic Pharmacy.

Shangri-La Hotel Paris