París: qué hacer, qué ver…

¡Ah París! La ciudad de todas las audacias, de todas las apuestas. París es un pueblo grande donde te aguardan montones de descubrimientos, sorpresas, noches endiabladas, belleza, arte, luz, grandes restaurantes, almas caritativas, donde resulta divertido aventurarse, perderse, saborear, ver, sentir. Entre el corazón histórico de la Cité, los lugares destacados del street art y la arquitectura futurista del Gran París, París y su región deben experimentarse a fondo, sin más. 

Las visitas que no debes perderte en París y su región

• La Torre Eiffel

¡Cumple 130 años en 2019! Se sigue manteniendo igual de recta junto al Sena y conserva todo su encanto a la caída de la noche, cuando brilla con miles de luces. Con 325 metros de altura, la Torre Eiffel es realmente imponente. Y las vistas sencillamente increíbles, abarcando todo París, incluso desde la primera planta.

• El Louvre: de la mañana a la noche, impregnarse de obras magistrales

35.000… Es el número de obras expuestas en el Louvre, desde la “Gioconda” a la “Venus de Milo”, pasando por las antigüedades egipcias y los objetos de la Edad Media, sin olvidar las artes del Islam o las pinturas de la primera mitad del siglo XIX. Una riqueza infinita a descubrir a tu propio ritmo, de día o en una sesión nocturna.

• El Barrio Latino

¡La orilla izquierda con su legendario estilo de vida! Al ser un barrio de universidades prestigiosas, en él se ven numerosos estudiantes y se pueden visitar numerosos lugares muy variados: el anfiteatro romano de Lutecia, el jardín y el palacio del Luxemburgo, el Panteón, el Museo de la Edad Medial, la plaza de la Contrescarpe, la calle Mouffetard, el bulevar Saint-Michel...

Montmartre y el Sagrado Corazón

Este barrio ha sabido renovarse conservando su sello de barrio de artistas. Nos gustan los comercios de la calle Lepic, las tiendas a la última de Abbesses, la plaza del Tertre tan animada y, por supuesto, la basílica en la cima de la colina que ofrece una perspectiva circular de París.

• El Grand Palais

A dos pasos del Sena y del puente Alexandre III, el Grand Palais, este inmenso edificio con un armazón de hierro y una elegante cúpula de cristal acoge exposiciones internacionales en sus Galerías Nacionales así como eventos de envergadura bajo la nave (desfiles de moda, pista de patinaje sobre hielo...). Enfrente, el Palacio del Descubrimiento es de obligada visita para aprender sobre las ciencias.

• La Fundación Louis Vuitton

Todo en cristal transparente, monumental y ligero a la vez, este museo ha sido proyectado por el arquitecto estadounidense Frank Gehry. Nos gustan sus grandes espacios, sus exposiciones de arte contemporáneo originales y las terrazas que dan al bosque de Boulogne y a París.

• El Castillo de Versalles

Antiguo pabellón de caza, en esta residencia real residieron Luis XIV, Luis XV y Luis XVI. El patrimonio que alberga es excepcional: la Galería de los Espejos, la Galería de las Batallas, los apartamentos reales, la capilla, la ópera real y, en el parque de 800 hectáreas, el gran Trianon, la Aldea de la Reina, el Templo del Amor, el Gran Canal… ¡Un viaje asombroso por la historia de Francia!

• Notre-Dame y la isla de la Cité

Antigua Lutecia, la isla de la Cité es el corazón del viejo París, allí donde todo empezó hace 2.000 años… Un barrio central, construido sobre el Sena, con aires de pueblo privilegiado. Resulta muy agradable pasear por los muelles hasta el Puente Neuf y hasta la catedral de París, una obra maestra del arte gótico con unas expresivas gárgolas y unas magníficas vidrieras. Cabe señalar que desde el incendio del 15 de abril de 2019, Notre-Dame ha estado cerrada al público hasta nuevo aviso. Información sobre la situación en Notre-Dame (Enlace externo)

• El Arco de Triunfo

Situado al comienzo de los Campos Elíseos, se alza en el centro de la plaza Charles de Gaulle, donde convergen 12 avenidas. Con sus 50 metros de altura, simboliza la victoria de Napoleón en Austerlitz. Súbete a la plataforma de observación para admirar el horizonte urbano: a un lado, las torres de La Défense, al otro, la plaza de la Concorde. ¡Fantástico!

• Los Campos Elíseos y la Concorde

Símbolo intemporal de la capital, la avenida de los Campos Elíseos es conocida como “la avenida más bonita del mundo”, lugar de grandes desfiles y reuniones populares. A lo largo de cerca de dos kilómetros, partiendo de la plaza Charles de Gaulle, ofrece una sucesión de restaurantes, tiendas de lujo, cines y jardines. Todo en una suave pendiente, hasta desembocar en la gran plaza de la Concorde, donde domina el obelisco de Lúxor. ¡Qué hermosa perspectiva!

Las actividades que no debes perderte en París y su región

• Tomar un café en el Café de Flore en Saint-Germain-des-Prés

En pleno corazón del barrio intelectual de Saint-Germain, el Café de Flore es un lugar ideal para observar a los paseantes y a los clientes habituales. Cada barrio cuenta con su local legendario: el Café de la Paix en Opéra, la Coupole en Montparnasse, el Wepler en la plaza de Clichy, el Vaudeville en la Bourse, el Café Charbon en la calle de Oberkampf...

• Recorrer Station F, el mayor campus de start up del mundo

En el distrito 13, Station F, que debe su nombre al antiguo mercado Freyssinet, acoge más de 3.000 puestos de trabajo bajo el mismo techo. La etiqueta de French Tech (la tecnología francesa) está presente en todo el país y otros grandes centros parisinos apoyan a las start up innovadoras, como Numa, Le Cargo o Welcome City Lab.

• Pasear por el Jardín de las Tullerías

Entre la plaza de la Concorde y el Museo del Louvre, el Jardín de las Tullerías es un rectángulo armonioso diseñado por Le Nôtre en el siglo XVII. Un lugar de paseo entre estanques y estatuas, propicio para los picnics improvisados.

• Maravillarse en la Ciudad de las Ciencias con los niños

¿Cómo aprender divirtiéndose? Unos espacios de descubrimiento y de experimentación están dedicados a los niños de 2 a 7 años y otros hasta los 12 años. Todos los secretos de la ciencia son explicados de una forma lúdica e interesan tanto a los niños como a sus padres. ¡La Villette es una fiesta del saber!

• Pasar del mercadillo de Saint-Ouen a la avenida Montaigne

París es un lugar de compras soñado para aquellos a quienes les gusta la diversidad. Se puede rebuscar en el mercadillo de Saint-Ouen, recorrer los grandes almacenes, encontrar una pieza original en la tienda de un creador del barrio del Marais, darse un homenaje en la avenida Montaigne en una tienda de lujo, encontrar marcas a la última en el Canal Saint Martin, comprar bonitos objetos en las tiendas de los museos…

• Aplaudir a las bailarinas del Moulin Rouge y del Lido

Unos decorados mágicos, unos ritmos irresistibles, unos vestidos deslumbrantes y bailarines procedentes de todo el mundo, profusión de lentejuelas y transparencias… Disfrutarás de una velada deslumbrante en los cabarets parisinos. La alegre tradición de las revistas de music hall, que se remontan al siglo XIX, se perpetúa con talento e innovación en el Moulin Rouge, en el Lido, en el Crazy Horse Saloon, en el Paradis Latin...

• Establecer una selección de locales para probar la bistronomía parisina

Numerosos jóvenes cocineros se han lanzado a la bistronomía, esta cocina inventiva inspirada en las recetas tradicionales de los “bistrots”, las tascas. Te deleitarás a unos precios abordables en el Chateaubriand, el Dauphin, Porte 12, en el Dilia, etc. Tienen su lugar por derecho propio, junto a grandes chefs con estrellas Michelin, como Pierre Gagnaire, Jean-François Piège o Guy Savoy, por citar tan sólo unos pocos. Y las cafeterías históricas también tienen su propio ambiente y especialidades: basta con ir a cenar a La Lorraine, al Vaudeville o Chez Flo para saberlo.

• Recorrer en Vélib' las orillas del Sena pensando en los Juegos Olímpicos de 2024

Descubrir París en bici por las orillas acondicionadas del Sena, es un verdadero placer. En la orilla derecha o izquierda, los parisinos y los visitantes de paso se encuentran en los restaurantes efímeros y en los merenderos, en las terrazas, rooftops, gabarras musicales… En 2024, los Juegos Olímpicos de verano se desarrollarán en parte en el corazón de París, a los pies de la Torre Eiffel, en el Sena, en el Campo de Marte, en los Inválidos…

• Vivir la experiencia de la Seine Musicale en la isla Seguin

Este nuevo complejo musical está instalado en una isla del Sena, frente a Boulogne-Billancourt. Programa conciertos de música clásica, pero también de jazz y de rock, así como ballets. Completa la oferta de las salas de concierto ya existente en París: Philarmonie y Zénith en el parque de la Villette, Accor Hotel Arena en Bercy, La Défense Arena, la Ópera Bastille...

• Caminar tras los pasos de los impresionistas en Auvers-sur-Oise (y seguir hasta Normandía)

A las puertas de la capital, Auvers-sur-Oise inspiró a Van Gogh, Corot, Daubigny, Boggio y otros muchos. Algunos dejaron unas casas-taller que se visitan con emoción. El castillo propone asimismo el recorrido “Visión impresionista” a través de sus diferentes salas. Y siguiendo el Sena, hacia Giverny, Rouen, Honfleur y Étretat, conocerás los paisajes de los impresionistas.

Cómo llegar a París 

Ir más
lejos