El París romántico de Méryl y Maxime

La bloguera Méryl Denis y su novio Maxime Velly viajan gran parte del año por todo el mundo. Por ello, aprecian volver a París para disfrutar de la ciudad como enamorados. Entre los pequeños cafés, la plaza Vendôme, las Tullerías, los bordes del río Sena y los tejados de París, los seguimos en sus lugares románticos favoritos de la capital. Durante un fin de semana en pareja, ¡el amor está en el aire!

Los cafés de París

¿Qué sería de París sin sus cafés y sus restaurantes? En cada rincón de una calle, los ambientes varían pero el trato agradable, las mesas de los bares, las tradicionales sillas de rejilla y los escaparates típicos son un ejemplo del estilo de vida parisino. Cualquiera que sea el barrio (una pista, Méryl y Maxime no viven lejos de la Torre Eiffel), ofrecerse una pausa para disfrutar de un “cafelito” o de una copa de vino es una etapa ineludible del arte de vivir en París. Y las parejas aprovechan para murmurarse unas palabras de amor...

Danza en los tejados de París

¿Quieres bailar esta noche conmigo? Méryl y Maxime danzan en los tejados de París, bajo la mirada de la Torre Eiffel. Conocidas en el mundo entero, las vistas de los dejados de zinc de París son de lo más romántico. No es siempre fácil acceder a la cumbre (y no recomendamos jugar al equilibrista, ni siquiera para declarar su amor al ser querido), pero siempre hay una azotea o una terraza con unas vistas increíbles para maravillar a su media naranja.

Complicidad en la plaza Vendôme

La plaza Vendôme es uno de los lugares que no pueden perderse los amantes del lujo en París... y los amantes a secas: fue creada por orden de Luis XIV y posteriormente a iniciativa de Napoleón le fue añadida una inmensa columna de bronce. El Ritz y el Park Hyatt Paris Vendôme están situados allí, junto a los joyeros más reputados del mundo. Y la tienda de Louis Vuitton no está muy lejos, en la esquina con la célebre calle Saint-Honoré. Para hacer locuras o ponerse a soñar admirando los escaparates.

Días de buen tiempo en las Tullerías

En cuanto empieza a subir la temperatura, París se llena de lugares donde mirarse a los ojos y disfrutar de la suavidad del atardecer. Como a orillas del lago del Jardín de las Tullerías, a dos pasos del Louvre, donde Méryl y Maxime acuden en ocasiones a charlar, sentados apaciblemente sobre las sillas metálicas típicas de los espacios verdes del corazón de París. También se las puede ver en el Jardín del Luxembourg en el barrio Latino, que les han valido el apodo de “sillones Luxembourg”. ¡Tan parisino!

Picnic a los pies de la Torre Eiffel

Entre los placeres parisinos a disfrutar en primavera o en verano, uno de los preferidos es un picnic a los pies de los monumentos o a orillas del Sena. Buen vino, queso, una “baguette” de pan crujiente, un poco de fruta y ya tienes todo lo necesario para pasar un momento privilegiado que recordarás durante mucho tiempo. Lo más difícil es elegir el lugar: esta vez, Méryl y Maxime han extendido el mantel a dos pasos de la Torre Eiffel. ¡Para saborear un momento romántico!

El Sena y sus puentes como testigos

¿Sabías que París cuenta con 37 puentes que cruzan el Sena? Todos ellos son lugares románticos donde declarar su amor. Este día, Méryl y Maxime han elegido el puente Marie, uno de los más antiguos de la capital. Aquí, en el corazón del París histórico, entre la isla de Saint-Louis y el ayuntamiento, se sienten las buenas ondas de todas las parejas de enamorados que han estado antes. ¡Muy inspirador!

Cita en París