3 días en Marsella: ¿listos para un soplo de brisa marina en familia?

Con la llegada del buen tiempo se siente la llamada del mar. Ponemos rumbo a Marsella con un programa repleto de visitas divertidas y culturales, baños en la ciudad y paseos por las calas.

9h30: subir a la Bonne Mère...

... pero ¡no de cualquier forma! Subimos al pequeño tren que sale del Vieux-Port y que serpentea por las estrechas calles de Marsella hasta llegar a la Basílica Notre-Dame-de-la-Garde, encaramada en su roca y colgando sobre de la ciudad. Esta antigua fortaleza todavía sorprende con su puente levadizo y sus impresionantes vistas al mar y a la ciudad. En el interior encontramos maquetas de barcos colgando del techo. La oportunidad perfecta para explicar a los niños lo que es un exvoto...

Subir a Notre-Dame de la Garde (Enlace externo)

11h: correr en el Mucem

La estrella de los museos de Marsella, asentado en el paseo marítimo cerca del Vieux-Port, seduce a jóvenes y mayores: pasarelas trazadas sobre el agua, mallas de hormigón, largas rampas entre sombras y luces que giran alrededor del edificio. Una forma original de acercarse a este centro cultural dedicado a las civilizaciones de Europa y del Mediterráneo. Si tienes tiempo para entrar, enontrarás visitas comentadas de la gran exposición ("Oro" hasta el 10 de septiembre) y rutas divertidas por las salas permanentes, pensadas para los niños.

Visita el Mucem (Enlace externo)

14h30: iniciarse en el arte contemporáneo en la Friche

"¿Qué te inspira esta instalación del artista?" El monitor del Friche de la Belle de Mai, un espacio cultural construido en una antigua fábrica de tabaco cerca de la estación de tren de Saint-Charles, pregunta a los niños en la exposición que tiene lugar en ese momento. Todos los sábados a las 14h30, esta visita en familia, seguida de un taller, inicia a los niños de 6-12 años el arte contemporáneo. Zona de juegos para niños, skatepark, cafetería, restaurante, lo ideal es venir a dar un paseo largo por este espacio con una programación completa y ecléctica donde abundan los conciertos, las exposiciones y los eventos con animaciones diseñados para niños. En verano, también puedes llevarlos a las fiestas en la azotea.

Descubre Friche de la Belle de Mai (Enlace externo)

10h: Abordar eel castillo de If

En el Vieux-Port nos embarcamos en un barco para llegar, pasados unos veinte minutos, a esta fortificación construida en el siglo XVI en una isla rocosa para proteger a Marsella de los ataques de piratas y otros enemigos llegados por mar. Graznidos de gaviotas e historia del Conde de Montecristo acompañan a los niños en su exploración al castillo, transformado en prisión estatal antes de convertirse en un lugar de visita muy popular.

Explora el castillo de If (Enlace externo)

14h: bañarse en la ciudad

Desde el castillo de If, el transbordador une las islas Frioul, edificaciones de piedra seca en calas salvajes donde jugar a ser Robinsones. Pero en el centro de la ciudad de Marsella, las grandes playas de arena también invitan a nadar. Desde el Vieux Port, nos dirigimos a las playas de los Catalanes o a la de los Profetas (con aguas poco profundas, ideal para niños). Más lejos encontramos le Pointe Rouge, vigilada y accesible en autobús.

17h: patinar en el skatepark del Prado

Todos los amantes de los deportes sobre ruedas lo saben: uno de los bowl más famosos del mundo se encuentra, desde 1991, en Marsella. En skate, patines, monopatín, surcamos 700 m² de pistas, que se extienden frente al mar, desde las playas Gaston Deferre, cerca del Pointe Rouge. ¿Su originalidad? Sugerir todo tipo de curvas en un solo lugar. A los adolescentes les encanta.

10h: caminando por las calas

Diferenciar el tomillo del romero, observar las aves marinas, escalar las rocas... Nos ponemos en marcha para realizar este recorrido de un día en plena naturaleza, discurriendo por los senderos señalizados del Parque Nacional des Calanques. Situado a las puertas de la ciudad, impone un paisaje de belleza insolente con sus vertiginosos acantilados blancos que se adentran en el mar y su perfumada garriga punteada de pinos y calas de aguas turquesas. ¿Un baño como recompensa?

Pasear por las calas (Enlace externo)

Dónde dormir

En Mama Shelter, por su céntrica ubicación (cerca de Cours Julien), su buena relación calidad-precio y por su decoración divertida y de diseño. A los niños les encantará la fila de boyas de colores sobre la barra así como la caligrafía con tiza en el techo.

Renueva tus fuerzas en Mama Shelter Marseille (Enlace externo)

Marsella