En verano, Provenza también se vive de noche