24 horas en el ROC, un refugio de los Pirineos todavía secreto...

ROC, siglas de “Refuge Out of the City”, es un secreto muy bien guardado en el corazón del valle de Ossau, en el Parque Nacional de los Pirineos. En este rincón protegido, uno disfruta de la naturaleza, tanto en verano como en invierno, durante una estancia alejado de la ciudad, del ruido y del frenesí del mundo. ¡Bienvenido al paraíso!
10h: pastos de montaña a la vista

Por una carretera estrecha que culebrea en el flanco de una colina llegamos por la mañana temprano a esta antigua granja. Unos edificios del siglo XVII, un aprisco y un granero restaurados con respeto por las tradiciones han sido transformados en una encantadora casa de huéspedes ecorresponsable en plena naturaleza. ¡Aquí se respira a pleno pulmón!

11h: visita al lugar

Tanto si se es veraneante o senderista, se viene en familia o entre amigos, ROC es un refugio abierto a todos. En el gran jardín, la pequeña comunidad de residentes se conoce enseguida. Charlamos, como privilegiados que somos, de la belleza y la tranquilidad del lugar. A nuestro alrededor, 20 hectáreas de terreno invitan al paseo, bucólico o deportivo. ¡Tengo muchas ganas de dar uno!

11h30: bienvenido a casa

Nada más entrar en el aprisco (que puede alojar hasta 6 personas) o de la casa rural (ideal para los grupos numerosos y festivos), uno sabe que las vacaciones van a ser confortables. En plena naturaleza, aunque está situado a sólo 30 kilómetros del aeropuerto de Pau Pirineos, ROC no ha sacrificado en absoluto la comodidad, sencillo y refinado a la vez. Materiales naturales y materias suaves prometen unos deliciosos momentos de descanso. Ya me imagino lo agradable que deben ser las reuniones...

12h : elegir la habitación

¡No resulta fácil saber dónde dejar las maletas: en la casa rural, empujas una puerta, luego otra… Cada habitación da ganas de instalarse en ella. En el aprisco, no hay duda posible. La gran entreplanta bajo el hermoso armazón de madera tiene nuestra preferencia, por la suave luz que la baña a cualquier hora del día y las vistas desde arriba de la sala de estar.

13h: picnic en medio de la vegetación

El paisaje es demasiado bello para quedarse encerrado. Lo saboreamos probando algunas especialidades locales que hemos encontrado en el pueblo de Arudy, situado muy cerca. Una baguette crujiente, un poco de charcutería, un salchichón con guindilla de Espelette... Mañana, como nos ha aconsejado Vincent, el dueño, lo completaremos con queso de oveja comprado directamente al productor, en la granja vecina.

15h: paseo en la naturaleza

Estamos apartados del mundo pero en un lugar abierto y grandioso. Lo descubrimos caminando por unos senderos accesibles incluso para los niños. A un lado se alza la cadena de los Pirineos y, al otro, las profundidades del apacible y verde valle de Ossau. Mañana podremos descender para practicar el rafting o la canoa. Pero empecemos por disfrutar de la tranquilidad de la montaña...

18h: pasamos a la cocina

ROC no propone restauración pero ha equipado las cocinas de la casa rural y del aprisco para incitar a los huéspedes a prepararse la comida. Y no faltan las ideas de recetas para unas comidas exquisitas. Situado a mitad de camino entre la costa vasca, los Pirineos y el Béarn, en la zona del valle de Ossau abundan deliciosos productos de la tierra. ¡Basta con preguntar a Vincent! Ha hecho una lista con los mejores productores de la zona...

20h: platos, cubiertos y braseros

Nos deleitamos alrededor de la gran mesa pero también podemos cenar al aire libre, alrededor de los braseros instalados en el jardín. En la chimenea exterior puesta a disposición de los huéspedes, las barbacoas tienen muy buena pinta y la carne y las salchichas compradas a Pompon, el carnicero del pueblo, son tiernas y tienen todo el sabor de los pastos de montaña.

21h: qué hermosa es la montaña

Último momento de meditación frente a la puesta de sol… ROC busca ser un lugar propicio para recargar las baterías, para la armonía del cuerpo y de la mente, lejos del estrés urbano. Aquí uno vuelve a entrar en contacto con la naturaleza, durante una estancia fuera del mundo, fuera del tiempo. Quienes lo desean pueden practicar el yoga o disfrutar de masajes y demás cuidados para el cuerpo realizados, previa petición, por colaboradores del refugio.

9h: mañana dedicada a descansar

Cada uno se despierta a su ritmo, suavemente. Se puede prolongar el descanso en el jardín o partir a explorar la zona. En Arudy y en los pueblos típicos de los alrededor, el pastoralismo se refleja en los sabores ancestrales y en las tradiciones locales todavía muy vivas. Ideal para llevarse consigo unas bellas lecciones de vida, antes de regresar a la gran ciudad.

Ir a ROC, en los Pirineos 

Ir más
lejos