Placeres de la montaña: 6 especialidades a probar en los Pirineos

¡Difícil cuidar la línea durante una estancia en los Pirineos! Quesos, charcutería, postres… Esta región celebra la gastronomía francesa a lo grande. Destacamos seis especialidades culinarias locales que no hay que perderse.

El cerdo negro de Bigorre

Tal vez ya conozcas esta célebre raza de los Pirineos, el cerdo negro de Bigorre que vive en libertad entre las tierras de los Altos Pirineos, del Gers y del Alto Garona. Se alimenta únicamente de bellotas, castañas y hierbas de las praderas y del sotobosque de la región. Es esta alimentación sana y variada la que da su sabor único al jamón negro de Bigorre, que cuenta con una Denominación de Origen Protegido desde 2015. Es una de las especialidades culinarias de los Pirineos más conocidas en el mundo.

La tomme de los Pirineos

Este queso de pasta prensada o semidura, no cocida, de leche de vaca pasteurizada, se distingue por su costra dorada o negra, reconocible entre todas, y cuenta con una IGP (Indicación Geográfica Protegida) desde 1996. Si dudas entre las dos, prueba un poco de ambas, la dorada y la negra: ¡será lo más sencillo!

El pastel al espetón

Este pastel de fiesta con un aspecto insólito, preparado tradicionalmente con motivo de las bodas o bautizos, es una de las especialidades culinarias de los Pirineos. Debe su nombre a su preparación. Se vierte la masa líquida en un molde que gira en un espetón sobre una fuente de calor. Al solidificarse, la masa forma un anillo con excrecencias, como estalactitas. Una preparación que recuerda un poco a las clases de ciencias en el colegio. Como anécdota, existe incluso una hermandad del pastel al espetón, en Arreau en los Altos Pirineos, que cada año organiza en julio la fiesta del pastel al espetón. Apostamos a que participarás el año próximo...

El queso de oveja Ossau-Iraty

Elaborado entre el País Vasco y el Béarn, en los Altos Pirineos y los Pirineos Atlánticos, este queso de pasta prensada no cocida a base de leche de oveja, cuenta con una Denominación de Origen Protegida desde 1996. Apreciado desde la época romana, el queso de oveja Ossau-Iraty se exporta a todo el mundo y más de 4.000 toneladas son producidas cada año. Seguro que te encantará.

La garbure béarnaise

Plato típico del invierno, la garbure béarnaise honra la cocina campesina de los Pirineos. Este plato completo y generoso se prepara con verduras (puerros, patatas, zanahorias, cebollas, nabos, ajo, col y judías blancas) y tocino. La receta evoluciona en función de la época del año, pero también según los restos que se le añaden. ¡Si no eres de buen comer, mejor abstenerte! La garbure es un plato copioso, reservado a los buenos comedores.

La cebolla dulce de Trébons

Cultivada desde el siglo XVIII en la Bigorre, una región situada entre los Pirineos y el Valle de Adour, la cebolla dulce de Trébons debe su fama a su irresistible sabor suave y azucarado. Es reconocible por su bulbo blanco alargado y su tallo verde irisado que la convierten en un producto excepcional. Fácil de digerir, la cebolla dulce de Trébons también tiene la particularidad de ser poco lacrimógena. ¡Ideal! Así pues, podrás cocinarla fácilmente, tanto cruda como cocida. Además, se consume durante todo el año. Esta especialidad culinaria de los Pirineos estuvo a punto de desaparecer y finalmente fue salvada por unos apasionados. ¡Menos mal!

Cita en los Pirineos