¡Venga, vamos a ascender el Canigó!

Es la montaña sagrada de los catalanes: desde sus 2.784 metros de altitud, el pico del Canigó domina la llanura del Rosellón y el mar Mediterráneo. Declarado Gran Sitio de Francia, el macizo del Canigó ofrece kilómetros de senderismo, a practicar por al menos 5 buenas razones.

Contemplar el mar… desde arriba

¿Has visto muchas veces el mar desde 2.784 metros de altura? Verdadero vigía sobre el Mediterráneo, el pico del Canigó ofrece desde su cima unas vistas incomparables de 360° sobre los alrededores.

Para contemplar el mar, se puede por ejemplo elegir subir hasta la cima del pico del Canigó desde el refugio de Cortalets: situado a 2.150 metros de altitud, es un refugio vigilado que puede acoger hasta 100 personas. Desde el refugio, se accede al pico del Canigó mediante un sendero a pie de 8 km con 650 m de desnivel positivo.
Refugio de Cortalets (Enlace externo)

Cruzarse con la Troubade

Si subes al pico del Canigó en junio, es probable que te cruces con una curiosa procesión. El fin de semana anterior al día de San Juan (15-16 de junio de 2019), los catalanes llevan hasta los pies de la Cruz del Canigó pequeñas gavillas de madera, rodeadas de papel en la que escriben un deseo.

A pie, en ocasiones con burros de carga, esta alegre procesión se denomina la Troubade. El 22 de junio a medianoche, todas las gavillas de madera son encendidas con la “llama del Canigó”, que arde todo el año en Perpiñán y es subida a la cumbre una vez al año a través de un relevo. Posteriormente, la llama vuelve a bajar para encender las hogueras de San Juan de 350 pueblos de los alrededores. ¡Una fiesta popular inolvidable!
La Troubade (Enlace externo)

Calentarse los muslos en bicicleta

La pista de Balaig, que permite acceder al pico del Canigó en bicicleta todoterreno, ¡existe desde hace más de 100 años! Con salida desde el pueblo de Fillols, esta pista supera el puerto de Milleres (934 m de altitud) antes de subir hasta el refugio de Cortalets, a 2.150 m de altura: ¡a buen seguro que los muslos se pondrán como piedras! Aquí es donde hay que dejar la bicicleta para terminar los últimos 600 metros de subida a pie.

Hay establecimientos que alquilan bicicletas todoterreno por un día o varios días: ¡de todos modos, la subida está reservada a los ciclistas experimentados.
Pico del Canigó en bicicleta todoterreno (Enlace externo)

Superarse de refugio en refugio

¿Te apetece disfrutar de un verdadero paréntesis en la montaña? Realiza la Vuelta al Canigó: un circuito exigente a pie de cinco de días, con 4.450 metros de desnivel positivo sobre un total de 84 kilómetros de marcha.

Cinco refugios vigilados ofrecen alojamiento para pasar la noche: los refugios de Cortalets, Mariailles, Batère, Les Conques y Sant Guillem. Este circuito ofrece unos paisajes muy variados, más mediterráneos al norte y más verdes al sur. En Esquerdes de Rotja, como en el Pla Guillem, tendrás la impresión de estar lejos de todo.
Vuelta al Canigó (Enlace externo)

Simpatizar con los burros

Forman parte del paisaje: en las pendientes del Canigó, los burros catalanes son los reyes. Esta raza autóctona, en ocasiones reivindicada como símbolo catalán, recorre los senderos del macizo del Canigó para acompañar a los caminantes y llevar su equipaje.

Es posible alquilar burros, con o sin mulero, tanto para ascender el pico del Canigó como para dar la vuelta completa en cinco días. Para que la excursión no sólo sea menos agotadora sino también más divertida. ¡Unos nuevos amigos para los niños!

Senderismo Caravanigou (Enlace externo)

Cita en en el Pic del Canigó, en los Pirineos