24 horas en azul índigo en Sereno Saint-Barthélemy

Este emblemático hotel caribeño, cada vez más elegante e intimista, comienza una nueva vida tras su reciente transformación. Y más que nunca, se inspira en el profundo azul de la laguna.
9h: ¡por aquí al Gran azul!

Es difícil resistirse a una paleta tan intensa... El día comienza con un baño en la piscina delicadamente situada con vistas a la laguna, cuyo color turquesa se hace eco de los matices de azul dibujados por los vientos alisios. En el horizonte, las olas resaltan el arrecife de coral, estamos encantados de ponernos las aletas para explorar la reserva marina protegida.

10h: la bahía como una balsa de aceite

Bajo la égida del interiorista parisino Christian Liaigre, las 39 suites han sido rediseñadas con el mismo estilo contemporáneo que antes. En cuanto entras en la "Grand Suite Plage", en tonos discretos, quedas atrapado por el deslumbrante panorama que se esconde tras las persianas. ¡Un verdadero cuadro vivo!

11h: una villa XXL sólo para ti

¿Y si nos ofrecemos un refugio familiar exclusivo? Una villa de más de 650 m² que incluye las terrazas (con piscinas climatizadas) y el jardín situado en la bahía de Grand-Cul-de-Sac. A menos que prefieras el "Fisherman's Village" y sus 2 o 3 suites comunicantes. En pareja o con tu tribu, cada suite cultiva un universo intimista.

12h: desayuno bajo los cocoteros

No hay necesidad de elegir entre un plato o una siesta: en el nuevo restaurante de la playa, puedes cambiar de la mesa a la tumbona en menos tiempo del que se necesita para disfrutar de una ensalada vitaminada o un jugo de desintoxicación. Languidecer de dicha a la sombra de los cocoteros...

15h: evasión en el spa

En Sereno hay... serenidad. Si la tranquilidad es una constante, es en el spa donde adquiere toda su resonancia. En el bonito pabellón de madera frente a la bahía, nos dejamos mecer por el oleaje y nos abandonamos a los tratamientos tonificantes diseñados por Valmont, la marca que saca su saber hacer de la energía de los glaciares.

19h: el Mediterráneo bajo los Trópicos

Bajo el techo de roble del restaurante, dudamos: ¿nos sentaremos frente al panorama de 180° o cenaremos con los pies en la arena? En ambos casos, se agudiza el paladar antes de disfrutar de la cocina del chef Alex Simone, cuyos platos combinan influencias francesas e italianas. Como ñoquis de harina de sarraceno aromatizados con salvia...

8h: una postal de ensueño

Con una vista tan intensa cuando te despiertas, imposible dejar la comodidad de tu cama. Optamos por el servicio de habitaciones para disfrutar del desayuno sin perder ni una miga de la postal de fondo. Las palmeras susurran con la brisa, los pájaros se invitan al festín, soñamos con retener el tiempo.

9H: 29º por la mañana

En Saint-Barthélemy, la temperatura del mar varía entre 26° y 29°. Aprovechamos la calma de la mañana para sumergirnos en el mar deliciosamente templado: con 180m de playa privada, la bahía se convierte en una piscina ideal... Y un buen preludio para una sesión final de meditación con los ojos bien abiertos en el encantador azul del mar Caribe.

Cita en Saint-Barthélemy