¡Es imposible aburrirse en Saint-Barth!

Ningún día es igual al otro en esta bendita isla, localizada en las Pequeñas Antillas. Renovados con mucho entusiasmo, treinta hoteles –entre ellos, 10 hoteles de cinco estrellas – combinan creatividad y actividades como: playa, gastronomía, caminatas, bienestar, actividades acuáticas y algunos exclusivos

Yoga y costura en Manapany

El sol que nace ilumina el mar. La Suriana abre su manto en la terraza del Spa, al frente de la piscina y del mar. Su ubicación es perfecta para recibir la luz solar. Los chalés de Manapany, el único hotel en Anse des Cayes, están ubicados al lado de la colina, entre árboles hibiscos y palmeras. Completamente renovado después del huracán Irma en 2017, los cuartos optan por un estilo criollo y elegante, con listas bayadère y muebles de madera. Muy auténtico, el taller de costura “Ced & Rod” produce vestidos y ropas hechos a la medida.

Beach Club en Eden Rock

Entre las perezosas rojas y blancas, sofás y sombrillas, los beach boys y beach girls (“chicos y chicas de la playa”) de Eden Rock, agradan a los invitados. Detalle especial: una cámara de aire de acero inoxidable roja protege la cava o bodega del ¡Beach Club! En el nuevo visual, fueron colocadas puertas de submarinos para el nuevo Eden Rock. El hotel mítico enclavado en una roca en la bahía de Saint-Jean reabrirá sus puertas en noviembre de 2019.

Surf y compras en Toiny

Al este de la isla, donde el Mar Atlántico encuentra el Mar del Caribe, las famosas olas del lugar, atraen a los surfistas. ¡El Relais & Châteaux Toiny, localizado en las alturas, ganó quince metros de playa después del huracán de 2017! una piscina de aguas tranquilas emergió del paseo marítimo, al frente de las dos cabañas históricas de piedras. Ropas de baño y otras prendas son vendidas en el lugar a una asociación humanitaria. Desfrute del almuerzo con los pies en la arena. Después del almuerzo, caminos para explorar los alrededores del lugar.

Finboard y remo en Sereno

Protegida por sus arrecifes de coral, la laguna Grand-Cul-de-Sac es un refugio seguro para tortugas y peces. El Sereno ofrece caiques con fondo transparente y remos, también es posible entrar en contacto con Jean-Remi, da Easy & Fun Ride, para reservar la competición Finboard. Desarrolladas por un británico, estas tablas equipadas con una tela transparente, permiten observar el fondo de arena sin necesidad de mojar los cabellos. Llegamos descalzos a casa, que nos recibe con su decoración minimalista firmada por Christian Liaigre.

Spa en Christopher

Al final del largo edificio, con vista a los acantilados de Pointe Milou, el Spa Sisleynos recibe de frente el mar. Todas las salas de tratamiento tienen una terraza donde podemos relajarnos después de un masaje al frente de un maravilloso horizonte azul. Luego, podemos finalizar en una agradable piscina y disfrutar la puesta del sol.

Cocktail en Barthélemy

Una cabina de aeronave nos recibe en la terraza de Barthélémy, la única terraza de la isla. El bar WFT (Whisky Tango FoxTrot) tiene un gran visual de la Laguna Grand Cul de Sac y del lago Grand Etang. En el menú, cócteles increíbles, como la composición de absenta coronada con limón ahumado.

Gastronomía en Villa Marie

Ubicado encima del Colombier, dentro de una exuberante vegetación, los cuartos del Villa Marie están decorados con muebles de nácar, antigüedades y tejidos preciosos. ¡Para llegar a los cuartos, tenemos que subir! Felizmente, el hotel tiene facilidades para reservar un carro Mini Moke. La brisa del mar acompaña el restaurante, que ofrece deliciosos platos servidos en un elegante salón. El bouillabaisse, preparado con langosta y pescado del lugar, el oeil de boef, el pargo y el mahi-mahisão, son las especialidades de la casa.