San Pedro y Miquelón: qué hacer, qué ver…

San Pedro y Miquelón, un territorio de casas de colores a lo largo de las costas de Canadá. El archipiélago se compone de San Pedro, Miquelón-Langlade, la isla de Los Marineros y un puñado de islotes deshabitados. Aquí, el paisaje es nórdico, el idioma es el francés, las fiestas son vascas, los sellos tienen fama mundial y la evasión está garantizada. 
QUÉ VER
  • Las casas de madera de colores de San Pedro
  • La isla de Grand Colombier
  • El cabo Percé
  • La ensenada de Henry en San Pedro
  • L'Arche, museo y archivos en San Pedro
  • La Isla de Los Marineros y su museo Archipelitude en San Pedro
  • Le Grand Barachois de Miquelón
  • La reserva del Cabo de Miquelón
  • El valle de de la Cormorandière en Miquelón
  • El cabo del Diablo en San Pedro
QUÉ HACER
  • Bailar hasta desfallecer en el Festival Dunefest en la duna de Langlade
  • Participar en una fiesta vasca en San Pedro, en agosto
  • Montar a caballo en Les Buttereaux de Miquelón
  • Dar una vuelta en Zodiac y saludar a las orcas en cualquier momento del año
  • Dormir bajo las estrellas en Langlade
  • Saborear una «copa de té» en Délices de Joséphine
  • Correr los 25 km de Miquelón o participar en las celebraciones para los menos atrevidos
  • Recoger las nasas de lubrigantes y darse un homenaje
  • En invierno, calzarse las raquetas y darse una vuelta por el estanque de la Vigie
  • Alzar el vuelo y seguir a los frailecillos

Para llegar más lejos:

Cómo llegar a San Pedro y Miquelón 

Ir más
lejos