Tras el rastro de Lovaïna Guirao, maestra perfumista en Tahití

Inspirada en los aromas que florecen en las islas de la Polinesia francesa, la tahitiana Lovaïna Guirao compone fragancias y nos introduce en el arte del perfume. Retrato de una joven diseñadora siempre sorprendida por la riqueza olfativa de las Islas de Tahiti.

Le encantan las embriagadoras flores blancas de la Polinesia francesa: jazmín, gardenia y, por supuesto, tiare, esta flor endémica de Tahití. Ylang-ylang también, por su olor muy sensual, y por supuesto especias, cardamomo y canela en la cabeza, el coco por los fondos leñosos...Lovaïna Guirao es una "nariz".

Esta mujer tahitiana de una treinta de años se estableció en Tahití, compone fragancias y dirige talleres de creación de perfumes. Acaba de firmar la fragancia de los hoteles del grupo Pearl Resorts of Tahiti, ubicados en las Islas de la Sociedad y en las Islas Marquesas.

"Para cada lugar, imaginé una identidad olfativa inspirada en la isla donde se encuentra. En Bora-Bora, es un cóctel muy florido, con ylang-ylang, frangipani y Tiare anei, nativa de la isla y fuente de una leyenda. En Taha'a, destaqué la variedad, con notas amaderadas y esta vainilla cuyas plantaciones perfuman el aire. En Tahiti quería más aromas frescos, con agua de coco".

Un órgano de perfume de 3.000 esencias

Lovaïna montó su "laboratorio" en Punaauia, a pocos kilómetros al sur de Papeete, en la costa. Bajo el nombre de La carte aux senteurs (El mapa de los olores), compone sus creaciones con un órgano de perfume, rico en 3.000 esencias que compra en los cuatro rincones del mundo.

Tiare viene de Tahiti. ¿Cómo describir el perfume de la Polinesia francesa? "Todas las flores le dan un lado muy femenino, una dulzura y una redondez", explica.

Lovaïna también recibe a los visitantes durante un taller de tres horas en el que les presenta el arte del perfume. "Explico cómo usar la nariz, cómo expresar tus sentimientos, y detrás de un órgano de perfume con unos treinta aromas, los participantes luego crean su propia fragancia".

La vocación de Lovaïna se remonta a la edad de 16 años. "Fui bailarina y asistí al Heiva, el gran concurso anual de baile de la Polinesia francesa. Cuando los artistas subieron al escenario con sus suntuosas guirnaldas de flores, me atrapó un torbellino de aromas. Me di cuenta de que quería trabajar en el mundo de los perfumes ".

En busca del Ofeo en los valles altos

Después de estudiar en la región de París, en ISIPCA, la prestigiosa escuela de perfumes fundada por Guerlain, y una primera experiencia en consultoría, Lovaïna se embarcó en la creación de aromas en Nueva Caledonia, antes de regresar a instalarse en Tahití hace unos años.

El descubrimiento de nuevos olores y el encuentro con los productores todavía la fascinan. Ella también está interesada en los últimos hallazgos de botánicos. "Voy a buscar Ofeo (Pittosporum Taitense)". Esta flor blanca, que florece todo el año, acaba de ser descubierta a 1.500 metros sobre el nivel del mar, en el interior de la isla de Tahiti! " Cuando las islas revelan jardines del Edén...