"Los vinos del Loira han alcanzado un nivel mundial"

En noviembre de 2018, Pascaline Lepeltier hizo historia. A sus 37 años, fue la primera mujer en recibir el título de Mejor Sumiller de Francia, unas semanas después del título de meilleur ouvrier de France (mejor obrera de Francia). Afincada en Nueva York, esta mujer natural de Angers asesora a los clientes de Racines, un restaurante francés. Entrevista con esta embajadora de los vinos franceses, gran defensora de los del Valle del Loira.

Su restaurante ofrece una carta de vinos con 2.500 referencias, principalmente francesas. ¿Siguen siendo populares los vinos franceses?

Francia sigue siendo el gran país del vino. Es la referencia definitiva, con la que nadie puede competir. Nadie realmente. Italia tiene grandes Barolo, pero no se pueden comparar con nuestros grandes vinos de Borgoña o Burdeos. Nuestras denominaciones de origen controladas pueden parecer restrictivas para algunos productores, pero sigue siendo un sistema fantástico para elaborar vinos de expresivos, de terruño.

A menudo oímos que los vinos franceses son caros en comparación con los producidos en Australia, Chile o Argentina, Estados Unidos...

En el nivel básico, a cinco dólares la botella, los vinos franceses se llevan una paliza. Francia no es muy competitiva a la hora de elaborar bebidas alcohólicas a base de zumo de uva, ¡que se venden en los supermercados! Pero si hablamos de vinos expresivos, de vinos elaborados con variedades de uva autóctonas, que pueden envejecer y que te transportan, eso es otra cosa. A partir de 15 dólares la botella, la relación calidad/precio es excelente. Y ningún otro país puede presumir de una producción tan constante como la nuestra. Francia tiene un patrimonio vinícola único en el mundo.

¿Son los estadounidenses buenos conocedores de la enología?

En Nueva York, por ejemplo, hay grandes amantes del vino, incluso fanáticos, que van a Francia varias veces al año para visitar bodegas y hacer catas. Algunos de ellos probablemente conocen Borgoña mejor que yo. Además, los viticultores franceses también cruzan el Atlántico porque Nueva York representa un gran mercado. Aquí se hacen catas continuamente, y a los amantes del vino les encanta conocer a los productores franceses, hablar con ellos directamente y probar sus botellas.

Francia tiene un patrimonio vinícola único en el mundo.

¿Cuáles son los vinos que están en alza hoy en día?

Los grandes clásicos de la viticultura francesa se siguen vendiendo muy bien. Pero también hay una gran demanda de denominaciones menos conocidas y prestigiosas. Los vinos del Jura -los Arbois, los Savagnins- son actualmente muy populares. También lo son los vinos del norte de Côtes-du-Rhône y del Valle del Loira. En Nueva York, también hay una moda muy fuerte por los vinos naturales o biodinámicos.

Los que han crecido en Angers deben apreciar este reconocimiento de los vinos del Loira...

Por supuesto. ¡Y se lo merecen! Los vinos del Loira tienen una increíble relación calidad/precio. En particular, hay grandes blancos secos. En términos de perfil aromático, por ejemplo, algunos Muscadets de producteur son fantásticos. Tienen una frescura en boca, una acidez controlada, notas sutiles, sabrosas, salinas... Si te gusta la pinot noir, también hay extraordinarios vinos de Sancerre. Y para los vinos espumosos, prueba los Crémants de Loire producidos alrededor de Vouvray. Los vinos del Loira han alcanzado un nivel de calidad mundial, a precios extremadamente bajos.

Cita en el Valle del Loira